martes, 21 de febrero de 2017

“Bébete el zumo ahora, que está recién exprimido" 




Estaréis de acuerdo conmigo si digo que esto lo hemos escuchado todos cuando éramos pequeños y luego hemos repetido a alguna persona pensando en lo valiosa que es esta información.  Pero hay que completarlo con la frase siguiente "Si tardas mucho en tomarlo, se quedará sin vitamina C". Exprimiendo este tema encontré que aunque existe la bienintencionada creencia de que la vitamina C se pierde a gran velocidad una vez que se exprimen las naranjas, esto no es así. En realidad tarda mucho más de lo que se cree en desaparecer del zumo. En concreto, la vitamina C se mantiene perfectamente hasta 12 horas después de estrujar las naranjas y no se “evapora” al instante como creen muchas personas.
He aquí los argumentos: según justificó en septiembre de 2002 la doctora Patricia Murphy en una revista de fuerte impacto en el mundo científico (Journal of The American Dietetic Association), aunque la vitamina C (ácido ascórbico) se oxida con rapidez si se deja el zumo de naranja a temperatura ambiente, la sustancia que se genera como producto de la oxidación, denominada ácido dehidroascórbico, sigue teniendo las mismas propiedades que la vitamina C. 
En otra revisión de primer nivel científico se afirma que existe la falsa creencia de que la vitamina C del zumo de naranja casero es poco estable y se indica, además, que para que se produzca una disminución considerable de esta vitamina hay que calentar el zumo a 120 ºC. Por tanto, la vitamina C se conserva perfectamente en el zumo hasta 12 horas, aunque el sabor puede volverse más amargo. 
Parece que la cultura popular relacionó en su momento el cambio de sabor del zumo con la disminución de la vitamina C para llegar a esta falsa conclusión.

Espero que ahora se tomen el zumo con más tranquilidad, y si sobra, ya saben, en la nevera aguanta bien las siguientes 12 h.



Información obtenida de: 
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/curiosidades/2014/10/15/220777.php

martes, 26 de mayo de 2015

¿SE PUEDE ALIMENTAR EL BUEN HUMOR?




Según la Escuela de Salud Púbica de Harvard y un estudio de la Universidad de Warwick, se sabe que el consumo de alimentos ricos en antioxidantes podría afectar en nuestras emociones.
Bien, pues aquí os dejo un artículo que desvela cuestiones como
¿Cuántas piezas de frutas habría que tomar para que surja efecto?
¿Es lo mismo tomar una fruta que un complemento o alimento funcional que contenga algunos de sus nutrientes?
Si te interesa ya sabes, ¡a leer!
http://www.dieta-saludable.com/come-bien-y-seras-mas-optim…/

¡¡Salud!!

lunes, 4 de mayo de 2015

La veritat dels aliments, la mentida del anuncis

Hui un pacient em preguntava si era millor la tonyina de llauna amb oli d'oliva o amb oli de girasol. Pel que pareix, algu li havia dit que, en el cas de les conserves, són millors les d'oli de girasol perquè l'oli d'oliva que utilitzen és de molt baixa qualitat, tot i que siguen més cares les conserves d'oli d'oliva.
Bé, doncs no es pot fer una recomanació ferma al respecte perquè no hi ha documentació que corrobore que totes les empreses alimentàries que comercialitzen tonyina en conserva utilitzen oli d'oliva de baixa qualitat. 
Aquest pacient deia que quan ha de triar una conserva sempre agarra la que duu oli d'oliva, sense qüestionar-se res més. Òbviament! Si haguèssim d'indagar la qualitat de tot el que mengem no fariem res més en tot el dia. D'això ja se n'han d'ocupar Conselleria de Sanitat i Saout Pública. Mentrestant la indústria alimentària coneix perfectament el consumidor i sap quin ham ha d'emprar per a que comprem el producte més car.
No està bé que ens facen creure que el seu iogurt és el millor del món perquè duu oli d'oliva perquè per una banda no és cert i a més a més es lucren de la mentida (el preu sempre puja degut a la suposada exclussivitat d'un producte miraculós). No, no  està bé senyors lectors, ja n'hi ha prou que se n'aprofiten del nostre interés per l'autocura.
Les persones alienes al món professional de l'alimentació continuen sent víctima de les publicitats enganyoses de "superaliments"; fa falta que hi hagen campanyes i polítiques que ho denuncien.

CAMPANYA CONTRA L'ESTAFA ALIMENTÀRIA
Vaig tractar esta temàtica en una xarrada, en l'associació cultural La Tertúlia del Portal (Almassora), on vaig proposar la lectura d'uns productes alimentaris per ensenyar els assistents a identificar un possible aliment fraudulent. Modestament vaig fer difussió d'esta realitat que ens bombardeja cada dia desde la televisió i als envasos dels aliments, però em vaig sentir aliviada quan un matí de desembre del passat 2014 vaig vaig vore mentre viatjava en el metro de Barcelona el vídeo que us adjunte, obra de l'entitat Justícia Alimentària. Com veureu, en ell es denuncia públicament l'engany de les declaracions de salut o malaltia que fa la indústria alimentària per pujar les vendes dels miraculosos productes, majoritàriament més cars que els seus homòlegs.

El vídeo és boníssim i el que diu és ben cert.

I em despedeixo compartint una reflexió: si vols cuidar la teua salut per mig de l'alimentació deixa't estar de productes sofisticats, cars i absurdes. Deixa que un Diplomat/ graduat en Nutrició Humana i Dietètica revise la teua alimentació, així com quan tens febra vas al teu metge i no al curandero.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

¿MIEDO A LAS COMILONAS NAVIDEÑAS?


Aunque estas fechas conlleven multitud de celebraciones alrededor de una mesa colmada de manjares, si te organizas bien, cuidar tu alimentación será más fácil de lo que piensas, sin necesidad de renunciar al placer del paladar.


Seguro que más de uno o una ha tenido una digestión pesada,  acidez gástrica o reflujo después de una comida festiva, incluso ha terminado las fiestas con unos kilos de más. Si además eres diabético, hipertenso, tienes alto el colesterol o eres fumador, tu salud cardiovascular debe estar aterrada pensando en la difícil lucha antiinflamatoria que le espera; y si tienes algún tipo de intolerancia alimentaria (gluten, azúcares, etc.) tendrás que utilizar tu asertividad más que nunca para vigilar que la comida no te acabe produciendo desde molestias leves (reflujo o abdomen inflado) o más serias (diarreas) que impidan que pases unas reparadoras vacaciones.


Aunque son muchos los consejos que podría dar para las intolerancias alimentarias, los dejaremos para otro momento.Te propongo que te olvides de tu peso, ya que tan sólo es el reflejo de unos malos hábitos, y te invito a que te esfuerces en aplicar las siguientes pautas dirigidas a controlar enfermedades mucho más prevalentes (colesterol, triglicéridos, azúcar o tensión arterial). 

CONSEJOS PRÁCTICOS
-  Reserva. Procura esperar a las fechas señaladas para empezar con el consumo de dulces navideños y otros alimentos que sólo consumes en navidad.
-  Días previos e intermedios a las fiestas:  es aconsejable que sigas una alimentación lo más equilibrada posible. Lo mejor es que tu bebida habitual sea el agua y en el desayuno, el postre y en la merienda sustituyas los dulces por fruta siempre y de vez en cuando por yogur, queso fresco o requesón.
-  Planifica. Si eres el anfitrión, es aconsejable que a la hora de organizar los menús festivos procures ofrecer un entrante ligero, como por ejemplo, un consomé, una sopa, un caldo o una crema de verduras. En la mesa siempre habrá algún acompañamiento formado por verduras y hortalizas frescas, por ejemplo, carpaccio de verduras. De segundo plato  puedes ofrecer recetas tradicionales con pescado o carne con guarnición de verduras. Recuerda que el aceite de oliva es de las grasas más saludables, tanto para cocinar como para aliñar. Compra pan integral o de semillas,  estarás haciendo un bien para todos los comensales, puesto que aportarás más fibra y sustancias fitoquímicas a la dieta que las que ofrece el pan blanco. Como postre sirve piña natural, brochetas o sorbetes de fruta, alibiarás tu digestión. 

- Aliños con gracia.  Deja descansar el salero en el fondo del armario y empieza a usar pimentón dulce para los platos salados, romero para la carne, eneldo para el pescado y zumo de limón en las ensaladas. 
-  De beber. El alcohol, además de ser una sustancia tóxica, aporta muchas calorías y contribuye a hace que el hígado acumule grasa lo cual tiene consecuencias graves si no se pone remedio. Si aún así no te convence la idea de dejarlo, te recomiendo que leas este riguroso y actual artículo escrito por Julio Basulto,  dietista-nutricionista y escritor formidable.
Por otra parte, las bebidas calientes  (infusión o café) ayudan al estómago en su proceso digestivo, pero si lo que comes es rico en grasas o azúcares, no evitarán su absorción, a pesar de lo que hayas escuchado.
-  No te saltes ni una comida (de 3 a 5 al día, según las horas que duermas y el tipo de actividad que hagas).  Si te saltas el tentempié/comida previa o la comida festiva llegarás a ésta con hambre y comerás más de lo que tu organismo puede gastar (a nos ser que cada día hagas una actividad física planificada), acumulándolo en forma de grasa. Si además tienes en cuenta que estas comidas son más copiosas de lo habitual el incremento sería significativo. Es entonces cuando subirás de peso.
-  Ejercicio y aire fresco. Si no te gusta el gimnasio, recuerda que no es la única opción. Con guantes, gorro, bufanda, botas y abrigo ¡que no te pare el frío! Aprovecha las horas de sol. Réstale al sillón y súma vitalidad. Puedes animar a amig@s para quedar si te cuesta hacerlo sol@. Proponle a la familia visitar senderos de la zona en días festivos o bailar después de las comidas. Además de cuidar tu maquinaria te pondrá de buen humor. ¡No pierdas oportunidad!



Recuerda que estas recomendaciones funcionan si tienes un estilo de vida coherente con tus circunstancias. Si tu condición va de la mano de un o varias patologías o quieres aplicar estos tips en un momento que requiere especial atención, como infancia, embarazo, menopausia, o incluso te entrenas en alguna disciplina deportiva, puedes pedirme ayuda a través de un comentario, llamándome o enviándome un e-mail a annadominguez.nutricionista@gmail.com.


¡¡FELICES FIESTAS!!

Anna Domínguez Masó
Dpda. en Nutrición Humana y Dietética por la Facultat de Medicina de Reus.
Col CV-00267
Dpda. en Enfermería por la Escuela Universitaria de San Juan de Diós de Barcelona.
Col. COEC 4540

viernes, 31 de octubre de 2014

QUE NO TE GANE LA GRIPE ¡VACÚNATE!


ANTIOXIDANTES , CÁNCER Y ENVEJECIMIENTO



No hay pruebas médicas ni científicas que apoyen el uso de suplementos de antioxidantes para prevenir la enfermedad ni enlentecer el envejecimiento.


Los antioxidantes presumen de aportar numerosos beneficios para la salud, como por ejemplo, la disminución de la incidencia de cáncer. Están presentes en las frutas, verduras y hortalizas, cuyo consumo está encarecidamente recomendado por el comité de expertos del Ministerio de Salud. Acerca de esto, no hay dudas. Otra cosa son los suplementos antioxidantes. ¿Son también saludables? ¿Presentan los mismos beneficios o, por el contrario, entrañan riesgos? ¿Es correcto afirmar que un suplemento antioxidante ayuda a prevenir enfermedades mortales y frenar el envejecimiento? Dos prestigiosas entidades sanitarias, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) y el Instutito Nacional de Cáncer americano (National Cancer Institute) desaconsejan su consumo y advierten de la falta de beneficios claros y de los riesgos (algunos graves) de consumir de forma habitual suplementos de antioxidantes en forma de cápsulas, pastillas, polvos, líquidos; en definitiva en cualquier formato que no sea el un alimento.

En busca de la trampa alimentaria ¡Investiga!
Una falacia es una trampa; un razonamiento aparentemente lógico a primera vista, pero en realidad no lo es. En este caso la falacia plantea lo siguiente:
A: Las personas que toman 400-600 g diarios de frutas y verduras sufren menos enfermedades cancerígenas y envejecen mejor. CIERTO.
B: Las frutas y verduras contienen antioxidantes. CIERTO.
FALACIA: Tomar antioxidantes en forma de suplementos disminuye el riesgo de padecer cáncer y frenan el envejecimiento. FALSO.

Según la OMS, comer poca fruta y verdura ocasiona 1,7 millones de muertes anuales, así que resulta tentador afirmar que consumir sus antioxidantes dentro de una bonita cápsula prevendrá la mortalidad. Pero, según la "medicina basada en la evidencia" (es decir, la que se fundamenta en datos científicos contrastables y no en creencias personales), tras revisar toda la literatura científica sobre el tema, concluyó que no hay pruebas médicas ni científicas que apoyen el uso de suplementos de antioxidantes para prevenir la mortalidad. Y no solo eso, sino que los suplementos de vitamina A, beta-carotenos (antioxidantes, que además son precursores de la vitamina A) y vitamina E pueden incrementar el riesgo de morir de manera prematura. Son las conclusiones de los 
expertos tras haber revisado 
68 investigaciones muy variadas, en las que participaron 232.606 personas. Por tanto el mensaje es claro: no tomes suplementos anitoxidantes por tu cuenta y déjate asesorar por un dietista-nutricionista comprometido con la buena praxis y actualizado.


¿Y si os digo que alrededor 80 - 160 millones de personas de la población adulta europea estaría consumiendo suplementos de antioxidantes? Pues así es. Además, los "suplementos naturales" no son sometidos a las mismas rigurosas pruebas de toxicidad que otros agentes farmacéuticos, así que, no son de fiar. 



RECOMENDACIÓN 
GENERAL: toma alimentos ricos en antioxidantes y deja las cápsulas para los ignorantes.

Muchos de los antioxidantes aportan color, por lo que les propongo que ingieran cinco raciones diarias de frutas y verduras de colores muy intensos y diferentes. Por ejemplo, las hojas más coloreadas de la lechuga, tomate, cebolla roja, naranja, uva, etc.

Y para alentar a los más pequeños (y a sus padres) en su tarea a la introducción de frutas y verduras en su alimentación, este año NUTRICIÓ CLÍNICA volverá a intervenir en las jornadas de Expoentreteniment ’13 con unos talleres dirigidos a los más revoltosos de la casa ;)





martes, 18 de febrero de 2014

¿CELIA...qué? CELIAQUÍA


La celiaquía es la afección crónica intestinal más frecuente en España. Está provocada por una intolerancia al gluten, que en contacto con el intestino delgado puede producir desde una lesión en la mucosa digestiva, hasta un amplio espectro de manifestaciones clínicas.  No se transmite genéticamente pero todos los celíacos comparten unos caracteres genéticos, es decir, tener cierto tipo de genes aumenta la predisposición a padecerla.


El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno, la avena, la cebada y el triticale (híbrido del centeno y trigo). Esta proteína da la elasticidad y volumen a la masas de harinas de estos mismos cereales. 
La dieta sin gluten debe basarse en tomar alimentos naturales y frescos que no contengan gluten. Combinándolos de forma variada y equilibrada un menú sin gluten puede ser tan suculento y saludable como cualquier otro.  Sin embargo, si un celiaco incumple repetidamente la dieta puede acabar teniendo graves lesiones intestinales, lo que conlleva a una malabsorción nutricional, así como implicaciones a medio y largo plazo (osteoporosis, anemia, enfermedades autoinmunes o dermatitis herpetiforme entre otras).

Tortitas de patata, maíz y calabaza
Los síntomas pueden ser digestivos o no. Entre los adultos son muy frecuentes los síntomas no digestivos, es decir: pérdida de peso, anemia ferropénica, llagas bucales repetitivas, malnutrición, aparición tardía de la primera ovulación, cefalea, dolor óseo o articular, pérdida de sensibilidad física, irritabilidad, agotamiento, ansiedad, depresión, dermatitis herpetiforme, etc; mientras que los digestivos -más frecuentes en niños- son: diarrea, estreñimiento, vómitos, dolor, ardor o hinchazón abdominal, saciedad precoz, flatulencia, pérdida de apetito,...


Cabe destacar que, según datos recopilados en un artículo del doctor en gastroenterología Fernando Gomollón, del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, algunos estudios demuestran que cuanto más tiempo se dé el pecho más tarde aparecen los síntomas en caso de que el lactante sea celíaco; ¿y es eso importante? Podríamos pensar “si igualmente tienen que aparecer los síntomas, ¿para que retrasarlos?”. Pues sí, lo es. Retrasar la aparición de los síntomas en edades muy tempranas evitará vómitos y diarreas, una malabsorción de los nutrientes,  especialmente importantes para el desarrollo y crecimiento óptimo del organismo. Para que te hagas una idea de lo importante que es un estado nutricional adecuado en esta etapa fisiológica aquí tienes un dato: durante el primer año de vida de un humano la talla aumenta entre 24 y 26 cm. De ahí que se recomiende evitar alimentos con gluten antes de los 7 meses de vida.

Dermatitis herpetiforme
Por otra parte, muchos adultos sufren los síntomas décadas antes de ser diagnosticados, lo cual aumenta las posibilidades de desarrollar síntomas no digestivos, como la dermatitis herpetiforme, además de los nombrados anteriormente.

En resumen, lo importante para un celiaco es: a) asegurarse de que no se le ha diagnosticado equívocamente un síndrome de colon irritable; según la última Guía para el Diagnóstico Precoz de la Enfermedad Celíaca del Ministerio de Sanidad, un 80% de los casos diagnosticados de colon irritable con predominio de diarrea no lo son;  b) hacer una dieta exenta de gluten, evitando no sólo alimentos con gluten sino los que puedan estar contaminados. Para ello deberá contar con el asesoramiento de un sanitario experto en intolerancias alimentarias, como es el caso del dietista-nutricionista.